¡Felicidades!

Parque de María Luisa

En estos días, concretamente el 18 de abril de 2014, se cumplen cien años de la apertura del Parque Urbano Infanta María Luisa Fernanda. Este espacio, que en principio formaba parte de los jardines privados del Palacio de San Telmo, fue donado en 1893 por la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, duquesa de Montpensier, a la ciudad de Sevilla.

En el parque se construyeron las Plaza de España y de América con motivo de la Exposición Iberoamericana de Sevilla del 29 y con el paso del tiempo se han ido siguiendo actuaciones tendente a mejoras generales o particulares (no todas con el mismo resultado) para hacer que entre todos podamos cantar el ‘feliz cumpleaños’ de este Bien de Interés Cultural.

Ahora -y aquí me detengo- se ha decidido instalar una comisaría de Policía dentro del Parque. Idea no sólo buena sino fundamental para entrar en un punto de inflexión capaz de convertir el Parque no sólo en un atractivo punto turístico para los que vienen, sino además en punto de encuentro para los que estamos.

Cuando el francés Jean-Claude Nicolás Forestier le dio forma al espacio verde de Sevilla por excelencia con su vanguardismo y su estilo islámico dejó una joya que necesitaba y necesita ser cuidada. Muchos años más tarde –hoy- la mejor forma de generar un punto de referencia mundial, digo bien mundial, es la de darle seguridad, evitar las pintadas sobre piedras centenarias, impedir roturas de cerámicas vírgenes, especies cuidadas, limpieza… Y sobre todo que el que llegue se encuentre como en su casa.

Y ello con la genial idea de dotar al Parque con comisaría de Policía se habrá avanzado mucho. Ya sólo nos queda la posibilidad de seguir buscando ideas como la ‘policía verde’, la creación de ‘voluntarios cuidadores de parques’ y muchas más para conseguir el objetivo de lograr un mejor uso y disfrute, que es de lo que se trata.

Mientras tanto, ¡Sé feliz!

Anuncios

Black Friday

black fridayAhora toca el “Black Friday” o “viernes negro” americano. Antes fue Halloween (31 de octubre, víspera de Todos los Santos) lo que poco a poco se fue introduciendo en nuestra sociedad hasta tal punto que parecemos raros los que no nos disfrazamos ese día; pero no dejo de reconocer que ante el ‘mosqueo’ (permítame el lector esta expresión propia de la quinta del 66) inicial, al final he de reconocer que se ha convertido en un dinamizador más de la economía con las salidas, los cafés, los vinos y las compras.

Pues ya esta aquí una nueva ‘americanada’. VIERNES NEGRO. Viernes tras el día de Acción de gracias, donde los americanos empiezan con altos descuentos en las compras navideñas. Aquí sí que estoy de acuerdo desde el principio con extrapolarlo a nuestra sociedad para generar y mover una economía que lleva muchos años dañada.

rebajasLas sociedades inteligentes son aquellas capaces de copiar lo bueno y desechar lo malo, lo negativo. Esta idea -que no tengo ninguna duda que con el tiempo se hará fortísima- será un verdadero pulmón económico para España. Todos saldremos buscando las rebajas para esas fiestas que se nos avecinan y para los Reyes Magos que están a punto de bajar.

Ese es el momento. Antes de que vengan Melchor, Gaspar y Baltasar… Y no luego. Luego no tenemos para casi nada.

Ya sólo nos queda que las vacaciones a los niños se las ofrezcan para Reyes y no como hasta ahora que se llevan todas las vacaciones esperando y cuando llegan los regalos, ¡ala… al cole! Seguros que seguiremos mejorando como sociedad.

Mientras  tanto, ¡Sé feliz!

La pregunta del millón

“Estado dentro de una España federal” quieren unos, “independentismo” quieren otros, unirse al norte de Francia, sí pero no, Cataluña Norte, etc, etc. Todo me parece estupendo. Todo me parece lógico. Que cada uno decida cómo, dónde, con quién, porqué, hasta aceptaría cuándo quiere uno vivir, si esto último fuese posible.

CataluñaAhora bien, aquí la clave es muy sencilla. Y ésta no es otra que saber ¿quiénes son los que tienen que decidir? Esa es la pregunta “del millón”.

Y permítame el lector un breve ejemplo. Es como si mi hijo quiere independizarse de la vivienda familiar (que se habita por poner un ejemplo desde el siglo XIV) y ante esa decisión dice “me independizo” de casa, eso sí…”llevándome mi cuarto conmigo”… Es más, “votemos los que estemos de acuerdo”. Y el resultado sale claro: (para él) 1 voto a favor de la independencia, 0 votos el resto. Votantes 1.

Y yo digo ¿quién es mi hijo para romper mi casa, la casa familiar, la casa donde vivimos todos desde hace 700 años? Y yo digo ¿por qué vota él solo y no la madre, el padre, los hermanos… todos los que compongan la unidad familiar?

Cataluña no es. Son los catalanes, algunos catalanes, muchos, seguramente muchísimos catalanes (me es indiferente el número) los que quieren la independencia de Cataluña. Me parece bien. Pero ¿no tengo derecho como andaluz, vasco, gallego, canario o catalán a decidir si yo quiero que prescindan de uno de “mis dormitorios”?

Si de verdad quieren preguntar la posible independencia de un territorio, de una parte de un todo, que lo hagan a los que tienen los mismos derechos en opinar: a los propietarios o, al menos, a sus ‘inquilinos’, es decir, a los españoles. Preguntemos al ‘todo’ y no a la ‘parte’.

Sólo así tendremos un resultado objetivo, coherente y serio. El resto es (y lo saben) darle vuelta a una farola y desgraciadamente crispar un ambiente que no beneficia a nadie, más que a aquellos que buscan réditos políticos a costa de lo que sea.

Nada más y nada menos, y recuerda ¡sé feliz!

Otra Liga… Otro año igual

b-mMadrid-Barsa, Barsa-Madrid, Madrid-Barsa, Barsa-Madrid, Madrid, Madrid, Madrid.

Barcelona, Barcelona, Barcelona.

Madrid-Barsa, Barsa-Madrid, Madrid-Barsa.

Barsa-Madrid, Madrid-Barsa, Barsa-Madrid.

Ronaldo-Messi, Messi-Ronaldo, Ronaldo-Messi. Messi, Messi, Messi. Ronaldo. Ronaldo. Ronaldo.

Ahora también, Bale, Bale, Bale, Bale y Bale.

Madrid-Barsa, Barsa-Madrid, Madrid-Barsa, Barsa-Madrid, Madrid, Madrid, Madrid.

Barcelona, Barcelona, Barcelona.

… Y así hasta que el lector se aburra. O hasta que este escribiente se canse. Esa y no otra es nuestra Liga, que ni de lejos es la mejor del Mundo. Los buenos se van a otros campeonatos y aquí sólo cuentan los dos que tienen tal ventaja que hacen que la Liga no tenga emoción, no se dispute, no se compita.

Hasta RTVE tiene la falta de profesionalidad y ética (por no decir vergüenza)  de confundir ‘Deportes’ con Madrid y Barsa, con las abdominales de uno, el cansancio, la fatiga o el peinado de otro. El resto de los equipos españoles no existen. Alguien tendrá que decirle al director de Radio Televisión Española que la televisión es pública y por ello la pagamos entre todos los españoles, no entre madrileños y catalanes.

En fin, o acabamos con esta rutina o tengamos por seguro que esta rutina acabará con el fútbol y por ende con lo más importante que se puede tener en la vida que no es otra cosa que igualdad de oportunidades para todos.

Nada más y nada menos, y recuerda, ¡sé feliz!

El verano, viaje de ida y vuelta

El verano es la época del año donde todos, sin excepción, decidimos en mayor o menor medida vacacionar, todos esperamos esa fecha como una necesidad imperiosa de desconectar, de alejarnos de una realidad necesaria… el trabajo (sin olvidarnos que gracias a ella vivimos todo el año) y meternos en esa otra realidad, también necesaria, como es el descanso. Montaña o playa, viaje o deporte, cualquier cosa nos vale para, durante unos días , creernos que somos libres dentro de esa  bendita rutina que es la vida.

Desde escalar los 8.848 metros del Everest , a visitar uno de los 812 lugares declarados por la UNESCO ‘Patrimonio de la Humanidad’, hasta visitar la casa de Zurbarán en un pequeño municipio como es Fuente de Cantos. Todo vale, se trata de hacer algo diferente que te despeje el cuerpo y la mente para volver luego a afrontar un duro pero necesario año. En definitiva, cualquier lugar es bueno, es idóneo para tomarnos un respiro.

Trafico

Y dicho esto, quiero aprovechar esta tribuna para pedirnos a todos precaución, sensatez y sentido común durante el período estival. Las verdaderas vacaciones son las de IDA Y VUELTA, las que se cuentan, esa y no otras son las verdaderas vacaciones.

Somos 22 millones de conductores en España, casi la mitad de la población, la gran mayoría de los millones de desplazamientos que tienen lugar al año son en el período que acabamos de empezar. Las estadísticas son demoledoras y escalofriantes: miles de accidentes (muchos de ellos mortales) durante el  pasado año a lo largo y ancho de nuestra geografía. Esa y no otra es también la realidad.

Por todo ello es por lo que apelo a esa prudencia necesaria para hacer de las vacaciones la parte del año que todos anhelamos y deseamos, el espacio temporal dónde podemos estar más tiempo con nuestras familias, la justificación perfecta para intimar con los amigos, para largas veladas, para profundas e intrascendentes tertulias, para hacer en definitiva un alto en el camino donde repostar.

Termino como empecé: montaña o playa, viaje o deporte, hogar dulce hogar o aventura… Me es indiferente y además no es de mi incumbencia, pero si digo, sin temor a equivocarme, que las verdaderas vacaciones son las que se cuentan, por eso termino diciendo que el verano es, debe de ser UN VIAJE DE IDA Y VUELTA.

Mientras tanto… ¡Sé feliz!

Sevilla y su calor

 

calor2Hace unos días hemos soportado, como viene siendo habitual durante este período estival, la entrada de una bolsa de aire caliente del norte de África que ha hecho que nuestros termómetros se eleven por encima de los 40º de máxima y la mínima se sitúe por encima de eso que llaman el ‘umbral del sueño’, que hace que no se pueda conciliar el mismo o que las horas de la noche apta para ello sean insuficientes para el descanso.

Este aumento de la temperatura, que aunque aquí en el sur estemos acostumbrados, empieza a ser peligroso sobre todo para las personas mayores, niños y enfermos crónicos, cuando las elevadas temperaturas se registran durante varios días consecutivos.

La última ola de calor que causó decenas de muertes en Sevilla fue registrada en  verano de 2003, cuando se alcanzaron 17 días seguidos por encima de la barrera de los 40 grados y una máxima de 45.2º a principios de agosto. En la historia reciente la máxima fue de 46 grados, el 23 de julio de 1995, lo que supone, para los profanos como yo, que en los termómetros callejeros se viesen cifras de hasta 50 grados.

Y para cerrar el capítulo de datos, comentar que el pasado día 10 de julio 2006 se batió el récord de consumo eléctrico, dónde la Red Eléctrica de España anunciaba que a las 13.28 horas se produjo un consumo de 40.130 megavatios.

Todos sabemos cuales son los sectores de la población que entrañan mas riesgos, que unidos  al 46,72% de los sevillanos que practicamos deporte de forma asidua (datos del Observatorio del Deporte de Sevilla) nos obliga a extremar las precauciones y admitir las recomendaciones.

Recomendaciones, que casi todos sabemos, pero que casi nunca cumplimos. Sevilla y su calor nos dice que evitemos la actividad física entre las once de la mañana y las cinco de la tarde. Sevilla y su calor nos dice que vistamos ropa ligera y amplia y que mantengamos la cabeza protegida. También nos aconseja el calor sevillano que mantengamos las ventanas cerradas cuando la temperatura exterior sea superior a la interior y abrirlas de noche, o que bebamos abundantes líquidos incluso sin sed y que consumamos frutas y verduras.

Pero lo que no nos recomiendan ni el Servicio Andaluz de Salud, ni la Organización Mundial de la Salud entre otros motivos porque es obvio y se sobreentiende es que para Sevilla y su calor la mejor recomendación, sin duda alguna, es el mejor de los sentidos, el común.

Por ello termino reiterando que para  SEVILLA Y SU CALOR LO MEJOR ES EL SENTIDO COMÚN. Y dicho esto (aprovechando que se inició un nuevo verano)  os deseo unas felices vacaciones.

Mientras tanto… ¡Sé feliz!